氟比克

乌克兰战争引发的技术危机

Una de las consecuencias de la guerra en Ucrania es la potencial crisis en la tecnología que esta puede causar. Aunque no lo parezca, este conflicto puede cambiar por completo la geopolítica mundial. Esto debido al impacto que tiene en el mercado de las materias primas.

Desde que comenzó la guerra, más de 7,7 millones de personas se han visto en la obligación de buscar refugio en otros países de Europa. Mientras que 6,2 millones de ucranianos se han desplazado a otras zonas del país.

Por otro lado, debido a que Ucrania es responsable de producir el 15% del maíz y el 10% del trigo del mundo, el bloqueo de sus exportaciones está generando una crisis alimentaria mundial que se acentúa a medida que pasa el tiempo.

Sin embargo, hasta ahora muy poco se habla del impacto que tiene la guerra en la industria tecnológica a nivel global. A continuación, veremos los cambios que se están produciendo y cómo estos pueden cambiar el mapa tecnológico mundial a largo plazo.

¿Por qué la guerra en Ucrania puede causar una crisis en la tecnología?

La guerra en Ucrania tiene el potencial de causar una crisis en la tecnología a nivel mundial. Principalmente por el impacto que tiene en la distribución de algunas materias primas que son estratégicas para la industria.

No es un secreto que, desde hace años, países como EE.UU., China y Rusia están compitiendo entre sí por convertirse en la principal potencia tecnológica del mundo. Sin embargo, para poder lograrlo, estos países necesitan garantizar su cadena de suministros.

Si tomamos en cuenta que antes del conflicto Ucrania era el proveedor del 40% y Rusia del 30% de la producción mundial de litio, níquel y gas neón; podemos darnos cuenta de la importancia que tienen ambas regiones para la industria de los semiconductores y la fabricación de chips.

Con ambos países envueltos en una guerra, una baja en la producción de la materia prima puede abrir las puertas a nuevos productores como China; y así convertirla en el mayor proveedor a nivel mundial de estos componentes.

Aumento de tensiones entre Taiwán y China

Si a esto le sumamos el aumento de las tensiones entre Taiwán y China, el panorama no pinta nada bien para los países occidentales. Algunos analistas afirman que China tendrá la capacidad de triplicar la producción de minerales tecnológicos de toda Europa y duplicar la de EE.UU. para el 2030, lo que significa un cambio dramático en la geopolítica de la tecnología a corto plazo.

Debido a esto, el gobierno de los EE.UU. anuncio a inicios de octubre una nueva serie de sanciones contra China que buscan frenar por completo el avance del país asiático en el dominio del mercado de los semiconductores.

Estas sanciones prohíben a los fabricantes la venta de chips, semiconductores e inteligencia artificial al gobierno chino, en un esfuerzo por aniquilar su industria de fabricación de semiconductores.

Las medidas tomadas han ocasionado renuncias masivas en las empresas tecnológicas chinas y acentúan aún más los problemas entre China y Taiwán, quienes son los actuales líderes en el desarrollo y producción de semiconductores a nivel mundial.

El impacto de la guerra en el desarrollo de energías sostenibles

Otro mercado que está siendo afectado por el conflicto en Ucrania es el de la energía sostenible, en donde el níquel y el litio son fundamentales para la fabricación de las baterías para coches eléctricos.

Durante el mes de marzo, la Bolsa de metales de Londres se vio obligada a detener el comercio de níquel debido a la volatilidad que estaba presentando su precio, que aumentó más del 250% en tan solo dos días.

Esta inestabilidad del mercado se debe, principalmente, a dos razones. Por un lado, las sanciones económicas impuestas a Rusia han disminuido su capacidad de surtir al mercado de níquel, que hasta entonces representaba el 7% del total producido en el mundo, causando una reducción en la oferta.

En segundo lugar, tras el inicio de la guerra muchos inversores cerraron sus posiciones por temor a una caída repentina y pronto se vieron en la necesidad de recomprar en un intento de minimizar sus pérdidas. Esto disparó el precio del metal en unas pocas horas, debido a la presión de compra ejercida por el propio mercado.

Una vez más, esta situación termina beneficiando a China, quien es actualmente el principal productor de acero inoxidable del mundo. El segundo mineral clave en la transición a la energía sostenible es el litio, por lo que asegurar su producción garantizará un aumento en la demanda de coches eléctricos a corto plazo.

Actualmente, China lidera este mercado y está tomando medidas estratégicas para asegurar su cadena de suministros, como la construcción de una planta de litio en la República Argentina que, según los planes, comenzará su producción en el 2023.

El sector TIC también se ve afectado por la guerra

crisis-en-la-tecnología

Además de la escasez de minerales tecnológicos producida por la guerra en Ucrania, existen otros factores capaces de causar una crisis en la tecnología. En primer lugar, los altos precios debido a la volatilidad del mercado han disparado la inflación a nivel mundial, causando una disminución en la demanda de productos tecnológicos.

Al haber menos demanda, baja también la producción y en consecuencia la contratación de mano de obra calificada en este sector. Actualmente, se estima que más de 100 empresas TI tienen subsidiarias en Rusia y Ucrania y se están viendo en la necesidad de reevaluar sus planes de negocio a mediano y largo plazo debido a las dificultades que enfrentan por causa de la guerra.

Solo en octubre pasado, EE.UU a desatado su ofensiva al restringir tecnología a las empresas chinas. Sin duda la respuesta no se dejará esperar por parte del gigante Asiático quien busca reforzar su posición como superpotencia apoyado fuertemente por la tecnología.

EE.UU Lanza ofensiva total en la guerra tecnológica con China

Estas dificultades podrían prolongarse durante un tiempo, acentuando el desabastecimiento de semiconductores y un aumento significativo en el precio de diferentes componentes electrónicos.

¿Ataques cibernéticos?

Por otro lado, algunos analistas afirman que, debido a la complejidad de la guerra moderna, algunas empresas e instituciones clave como el sector financiero, empresas de comunicaciones y los servicios públicos podrían ser blanco de ataques cibernéticos.

Gartner, una empresa consultora y de investigación de las tecnologías de la información, ha publicado un informe pronosticando una caída del mercado de las PC’s. Según los expertos, el mercado de las PC’s de consumo disminuirá un 13,1% y el de las PC’s comerciales un 7,1% durante este año.

En la tabla siguiente podemos observar como Gartner ha clasificado los mercados según el tipo de dispositivo y su comportamiento durante los últimos años.

Tipo de dispositivo% de crecimiento del mercado 2021% de crecimiento del mercado 2022
Ordenadores personales11,0%-9,5%
Tabletas-0,8%-9,0%
Teléfonos móviles5,0%-7,1%
Dispositivos totales5,5%-7,6%

Otro impacto negativo de la guerra en el sector TI es el retraso que está causando en la expansión de la tecnología en áreas remotas de Latinoamérica mediante los satélites de la empresa OneWeb.

Esta empresa tenía planeado el lanzamiento de 428 satélites con la ayuda de la Agencia Espacial Rusa desde el centro espacial de Baikonur. De los 428, aproximadamente el 65% ya fueron puestos en órbita y el lanzamiento del resto estaba planeado para este año.

Sin embargo, debido a las sanciones que impuso a Rusia la Unión Europea, OneWeb tuvo que suspender el proyecto. Retrasando así su expansión en América Latina.

Una crisis en la tecnología puede cambiar el orden mundial

Es un hecho que la guerra en Ucrania puede causar una crisis en la tecnología a corto plazo. Sin embargo, las consecuencias de esa crisis pueden perdurar durante mucho tiempo, llegando incluso a cambiar el orden entre las actuales potencias del mundo.

La crisis alimentaria, la inflación y la escasez de materias primas estratégicas son apenas una pequeña muestra de los estragos que puede causar una guerra, sin mencionar la amenaza latente del uso de armas nucleares que tienen el potencial de destruir el planeta por completo.

Por ahora, solo nos queda esperar a que el conflicto se resuelva lo más pronto posible y que no escale a niveles mayores que representen una amenaza global para nuestra civilización.

La experiencia nos ha enseñado a través de los años que la guerra es el principal enemigo del desarrollo y la prosperidad de las naciones. La única solución para la crisis que esta causando el conflicto es la integración y cooperación internacional.

Hoy en día, nuestras prioridades deberían ser detener la guerra en Ucrania, ayudar a los países a frenar la inflación y unirnos contra la pandemia que estamos enfrentando. Si las naciones se unen y cooperan unas con otras, volveremos a tener la esperanza de un mundo mejor para nuestras futuras generaciones.

和你的朋友分享

你喜歡這個內容嗎?
訂閱!

我是赫克托·平切拉 |技術專家

訂閱時事通訊並在您的電子郵件中接收有價值的信息。 免費! 
zh_CNChinese